Foros de Discusión > Noticias

La próxima generación de crímenes contra el Copyright será poner la música demasiado alta para que los que pasen por la calle la oigan gratuitamente.

Hay especialistas para todo. Principalmente en UK.
En Reino Unido un grupo que recoge royalties para publicistas, escritores de canciones y compositores ha acusado a una cadena de reparación de coches de poner la música en sus coches lo suficientemente alta como para que otros puedan oírla sin pagar.

Además, pueden aprendérsela e ir propagándola por ahí en su propio beneficio.

Con el tiempo, no va a hacer falta pasar la bandeja después de haber cantado. Bastaría con denunciar a los transeuntes a la sociedad de autores por estar escuchando mis cánticos originales sin pagar.

Así va la discusión

© 2005-06 Pablo Javier García Mora